Los días en los cuales “los chicos siempre serán chicos” ya no son parte de la cultura actual, en la cual adolescentes o menores de edad cometen delitos. Ciudades, condados y otros municipios están plagados de casos de menores, que implica incluso hasta el más pequeño de los crímenes. Un niño que viola la ley ingresa y se enfrenta al complejo mundo de procedimientos, lugares y requisitos del Sistema de Justicia de Menores. De hecho, las políticas y procedimientos establecidos para los jóvenes son mucho más complicados que los de un adulto. En Texas, las edades de los niños sometidos al sistema de justicia de menores van de los 10 a los 16 años de edad. Mientras que algunos de los detalles específicos dependen del condado en particular, el marco básico del sistema juvenil es el mismo. Por delitos menores, la policía puede simplemente advertir al niño y los padres. Por lo general, una vez que se comete un delito, el departamento de libertad condicional juvenil revisará los hechos del caso y determinará qué medidas son necesarias. Un caso puede ser resuelto tanto a través una advertencia aleccionadora por parte de los funcionarios, enjuiciamiento diferido, o por una acción formal de la corte juvenil. Un condado puede presentar cargos en el Tribunal de Distrito correspondiente. Los cargos de la Corte de Distrito pueden variar de casos de robo simple hasta delitos más graves como asalto o casos con presencia de armas de fuego. Por lo general, una vez que se presentan cargos, la oficina probatoria local iniciará una investigación. Los padres recibirán el aviso de la reunión con la oficina de libertad condicional, los cargos presentados, y la fecha de la presentación en la Corte. En la mayoría de los casos, la conferencia tiene lugar antes de la configuración inicial de la corte. La oficina de libertad condicional evaluará el comportamiento del niño, vida de hogar, sus relaciones escolares y sociales. Sobre la base de la conferencia, el oficial de libertad condicional emitirá un informe de “predisposición”. Esto efectúa esencialmente recomendaciones en cuanto a la pena, asesoramiento, y será considerado por el juez, siempre y cuando el caso resulte resuelto. Una vez que se hayan presentado los cargos, el caso está listo para una “primera presentación”. Se espera que ese día, el niño se presente ante el tribunal con sus padres y un abogado. La ley del estado de Texas requiere que el niño sea representado por un abogado según se establece en el Código Familiar de Texas. En pocas palabras, los padres deben contratar a un abogado para representar al niño. Si los padres han hecho un esfuerzo honesto para localizar a un abogado, la Corte podría permitir que el caso continúe, pero esto no continuará indefinidamente. Es posible que los padres tengan derecho a un abogado de oficio, pero la mayoría de las familias no califican para este derecho. En el caso de que una familia califique, la mayoría de los tribunales exigen a la familia pagar al condado como parte de cualquier acuerdo con el fiscal u otro arreglo. Por lo tanto, si bien puede existir un abogado nombrado por la corte, no es gratis. Si usted tiene alguna pregunta con respecto a los cargos penales contra un menor de edad, por favor póngase en contacto con la oficina de Dallas del bufete de abogados Morris al (214)357-1782 o por correo electrónico a info@themorrisfirm.net.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s