En el caso Terry v. Ohio, la Corte Suprema de los Estados Unidos sostuvo que la protección de la Cuarta Enmienda contra registros e incautaciones irrazonables no se viola cuando un oficial de policía detiene a un sospechoso en la calle y para defensa del propio oficial, el mismo puede realizar una rápida búsqueda superficial de armas, en ropa exterior de la persona, si tiene una sospecha razonable de que la persona detenida se encuentra armada. Esta sospecha razonable debe basarse en “hechos específicos y articulables” y no simplemente en la corazonada de un oficial. Los oficiales de policía afirman que detenciones Terry son una de sus herramientas más eficaces para detener el crimen y proteger la seguridad de nuestros agentes de policía. Sin embargo, debemos ser extremadamente cautelosos al quitar nuestros derechos constitucionales. Actúe siempre con cortesía cuando se trata de un agente de policía. Pero, entienda que tienen derechos constitucionales que no deben ser infringidos. Daniel L. Morris, Bufete de Abogados Morris (214)357-1782 o info@themorrisfirm.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s